¿Por qué bendecir?

Al despertar, llénate de energía con cargas positivas, actívate pronunciando palabras poderosas, da gracias por tu maravillosa vida y  Bendice. Sean Benditos mis oídos,  para que  escuchen  sincera y serenamente permitiéndome  responder y resolver situaciones basadas en mi bienestar y el de los demás.   Sean Benditas mis manos,  para  acariciar a mi pareja, abrazar…